Cultura, Reseñas

La vieja sirena

La vieja sirena

Autor: José Luis Sampedro

Año de publicación: 1990

Editorial: Ediciones Destino

Número de páginas:  736

Valoración: 5/5

Egipto, siglo III. Época de cambios y confusión. Dos grandes imperios, el romano y el persa, inician una lenta decadencia. La protagonista, envuelta en su belleza y misterio, recorrerá un apasionante itinerario hasta llegar a Alejandría, donde dos hombres marcarán su destino: Ahram el Navegante, hombre de acción sediento de poder, y el filósofo Krito, poseedor del don de la palabra. Como en los mitos, todo en esta novela nace más de una vez porque todo en algún momento recibe una luz nueva que lo recrea y vivifica.

Mi opinión

Puede que la mejor presentación para conocer a una persona (o al menos una parte de ella) sea saber cuales son sus gustos literarios, en mi caso son de lo más variado. Aunque he de reconocer que la novela histórica ocupa un lugar destacado en mi biblioteca.

Y ¿Por qué me he decantado por La vieja sirena para empezar con el blog? porque han pasado muchos años desde que lo leí y aunque no recuerdo algunos detalles (mi memoria de pez tampoco ayuda demasiado) si guardo la esencia del libro y creo que eso es lo más importante para saber si un libro te ha marcado de alguna manera.

Comencé a leerlo con las expectativas muy altas y no me decepciono en absoluto, una mezcla de realidad y mitología que llega a conquistarte por completo. Es cierto que a veces las descripciones pueden hacerse algo pesadas o largas, pero cuando te adentras en la historia lo único que quieres es seguir leyendo esas descripciones que hacen que puedas casi oler las esencias del mercado de Alejandría.

Lo que se deduce de estas descripciones es el enorme trabajo de investigación que hay detrás por parte de Sampedro.

Glauka me parece un personaje femenino fuerte, inteligente, bonito… un personaje que hay que conocer.

“El espectáculo era feroz – continúa Glauka- ¡Esos generales que hablan de defensa y de paz mientras compran armas y más armas! ¡Esos políticos negociando la paz mientras azuzan a su pequeño aliado contra el del contrario para guerrear por delegación! Todo el mundo lo comprendía: es lo que está pasando con la ocupación persa de Armenia y con la romana de Edessa, disfrazando de ayuda la presencia de sus tropas” 

El triángulo que se forma entre la vieja sirena Glauka, el poderoso Abraham y Krito (el filósofo que a veces se siente hombre y a veces mujer) es simplemente genial.

“Ha visto palidecer la oscuridad nocturna y asomar el sol: una incandescencia, un punto rojo, un arco, un círculo ardiente, una herida desangrándose por el mar abajo” 

9788423341672

 

Todavía no comprendo porque no he leído La sonrisa etrusca , no tardaré en hacerlo 😛

Anuncios